martes, 30 de octubre de 2018

MODALIZACIÓN DEL TEXTO "MENOS PHOTOSHOP Y MÁS SINCERIDAD"

Resultado de imagen de dibujo photoshopESTE es el comentario pormenorizado del artículo de Nuria Roca que hemos trabajado esta semana en clase. Con él se pretende que apreciéis toda la riqueza y variedad de elementos modalizadores que se pueden extraer de un texto. Obviamente, en un examen os resultará completamente imposible realizar este análisis tan detallado, pues solo disponéis de noventa minutos para resolver diversas cuestiones que exigen su tiempo. 

Resultado de imagen de dibujo photoshop
Con todo, creo que vale la pena tenerlo como referencia para los comentarios próximos. Sobre todo, entended que comentar la modalización de un texto no es establecer un listado inconexo de marcas de subjetividad, sino aunar todos vuestros conocimientos lingüísticos, gramaticales y discursivos a fin de explicar con coherencia, cohesión y adecuación qué elementos deícticos, léxicos, morfológicos, retóricos, tipográficos... reflejan la actitud y la intención del emisor.

Venga, ¡ÁNIMO! Que Roma no se construyó ni conquistó en un día.

Y recordad que en las últimas convocatorias, en la cuestión de modalización, se está pidiendo que el alumno analice con detalle cinco aspectos diferentes relacionados con ella. Como ya os dije en clase, en una columna seguro que encontráis deíxis y léxico valorativo (dos aspectos). También es conveniente analizar (si se manifiesta con claridad) algún rasgo de la modalización epistémica y deóntica (otros dos aspectos). Y luego ya en función de cada texto podéis analizar un quinto aspecto (figuras literarias, recursos tipográficos o signos de puntuación, empleo del registro informal, expresión de la cantidad...). Cada texto es diferente y en cada uno de ellos se manifestarán unos recursos u otros.

Lo que tenéis que hacer es seleccionar aquellos cinco aspectos más significativos que se reflejen en esa columna en particular, explicando su función o su contribución a ese texto, aportando los ejemplos oportunos y llamando cada cosa por su nombre, es decir, empleando la terminología correcta. ¡Ah! Tampoco olvidéis relacionar el texto con las diferentes funciones del lenguaje. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario